- 19 de septiembre de 2018 -
Imprimir

Literatura: Sin papel, sin señal

2016-10-03 | Agustin Alarcon
Literatura
 
Sin papel, sin señal
 Basada en una historia real

Por Pedro Aguilar
 
Esta historia se desarrolló en la ciudad de Rosario. Recuerdo que se habían propuesto conquistar alguna chica en el Boliche "Bonita". 
 
Con 15 años, los tipos se habían cambiado con toda la pilcha, perfume, zapatos nuevos y plata en la billetera. Estaban listos para ir al frente. 
 
El más confiado era Martin, de hecho, desafió a todos los demás a que él iba a ser el único que se iba a ir con la más linda del boliche. 
 
Llegaron a la barra, pidieron unos tragos. Martin desapareció rápidamente de la escena y sus amigos pensaron que ya había cumplido con su desafío. 
La cuestión es que Martin andaba con dolor de panza, y disparó para el baño. 
 
Le pasó lo que a cualquiera le pasaría: no había papel.
¿Qué hago luego de este diagnóstico?, pensó.
 
Intentó pedir ayuda a un pibe que estaba en el baño para que le consiga papel, pero no hubo caso. 
 
 La cosa estaba poniéndose fea, che. La primera vez que le pasaba. Entre la desesperación, probó con un par de mensajes de texto a sus amigos, pero ni a palos que les llegaron; no había ni una gota de señal en pleno boliche. 
 
Sin nada que hacer, agradeció haber llegado al inodoro, en efecto, casi no llegó. Fue una urgencia de esas bravas, líquidas.
 
Siempre viene alguna idea buena cuando uno agradece, pensó. Entonces, se le ocurrió apelar a las medias y, por si fuera poco, al calzoncillo. Una idea brillante que lo sacó del paso. Eso sí, les costó sacar todos esos trapos del inodoro a las mujeres que hacían el servicio de limpieza. 
 
 

 

Volver

Volver

El Tiempo

Altura de los Ríos

Horoscopo
Clasificados
Newsletter

Recibe nuestros newsleter