- 17 de agosto de 2018 -
Imprimir

Opinión: Reflexiones sobre la sociedad salvaje y el rol del individuo | Notición

2018-05-06 |
 
Columna de Opinión
 
Por Agustín Alarcón
 
Ser buen tipo en una sociedad salvaje es ser perdedor 
 
Yo creo que se han invertido los roles, o algo así. Porque el buen tipo ahora ya no sé si tiene tanta importancia; ahora pareciera que es mejor el tipo audaz, el rápido, el que reclama, el que llora, el que mama. Siento que no hay ni un solo incentivo para el tipo que es bueno, por el contrario, el bueno se tiene que aguantar cosas, se tiene que comer cosas y termina siendo un pelotudo. Porque al otro no le importa un huevo la vida del bueno, porque el bueno pasa desapercibido, ni fu, ni Fa. Esas cosas me dan bronca, que encima el tipo que es bueno hasta termina perdiendo la seducción, porque como es bueno entonces es desabrido, no tiene sabor a nada. Escribo esto porque me doy cuenta que ser bueno es una mierda, porque en este mundo ganan los malos, porque incluso los malos son los que mandan; basta con ver quiénes son los políticos de alto rango nacional, porque no me voy a poner a hablar de políticos comunales, pobres, que son los únicos que laburan y no saben qué hacer para juntar plata.
 
Es una joda pensar que los políticos cobren diez veces más que los empleados convencionales. Son como una especie de linaje de los reyes, porque viven de los impuestos que roban de los pobres tipos y minas que laburan nueve meses del año exclusivamente para entregar todo su dinero a ellos. Aunque no se crea, en Argentina se labura nueve meses para pagar impuestos, el resto le queda al trabajador. Peor que en Cuba, o sea, es una estupidez vivir en Argentina, es como vivir en una cloaca, sin embargo uno se queda por la familia, porque el destierro es también desgarrador.
 
Pero es un chiste a lo que llegamos ¿Se dan cuenta? Es así, ser bueno ya no es valorado, no hay incentivos para la gente buena, porque ser bueno es permitir que te estafen y agachar la cabeza y obedecer a un Estado que te viola lentamente para que no te des cuenta. Ser bueno es una cagada. Pero en la escuela enseñan a ser bueno, de algún modo ya lo adiestran al pibe para que se adapte al sistema hecho por los malos para su propio beneficio. Yo les diría a los políticos: “Muchachos, una de dos: bajensé el sueldo. O suban todos los sueldos de los demás. No pueden andar en un Mercedes porque el treinta por ciento de la gente es pobre. O sea, no estamos en Suiza. Esto es una villa, ni siquiera es un barrio norte, es una puta villa donde te asaltan en plena luz del día, y si pueden te mean en la cara, que es lo que ustedes están haciendo. Porque es así. Y que un político se haga el héroe y se baje el sueldo, no sirve. Si yo fuese político me lo bajaría pero dentro de un consenso donde todos se los bajen, porque no sirve que uno solo lo haga, lo tienen que hacer todos. O la otra opción, es que suban los sueldos de los demás, que seria la opción más adecuada. Un jubilado está ganando ocho lucas y paga ocho lucas de luz. Dejensé de joder. Basta. Ser bueno ya no es la solución para una mierda. Vivimos en un salvaje sistema que nos asfixia día a día y la violencia es producto del sistema perverso que crea pobreza y por otro lado invierte plata en seguridad. La gente ya no aguanta más está situación pero lamentablemente siempre es la gente débil quien termina aceptando las reglas del juego, aunque sean injustas y crueles e inhumanas.
 

 

Volver

Volver

El Tiempo

Altura de los Ríos

Horoscopo
Clasificados
Newsletter

Recibe nuestros newsleter