- 15 de noviembre de 2018 -
Imprimir

Columna | Anécdota de Perón y Evita en Café Tortoni

2018-07-09 |
 
Columna | Anécdota de Perón y Evita en Café Tortoni
 
La ciudad más importante de la Argentina admitió que para ser bella tenía que parecerse a París. Entonces, diseñó la avenida 9 de Julio similar a la avenida Champs Elysees. Tenía que crear un ícono que represente a la ciudad; se les ocurrió hacer el obelisco, inspirado obviamente en París. Y, Café Tortoni, no eludió esa influencia implacable; fue inspirado en un bar llamado Tortoni de París.
 
París está latente en cada calle de Capital, en la fachada de algunos edificios históricos, en la literatura de Cortázar. Pero, en esta columna me voy a detener en el Tortoni.
 
Café Tortoni es el bar más antiguo y clásico de la ciudad de Buenos Aires. Fue fundado en 1858. Una gran cantidad de referentes literarios, políticos, artistas, y personalidades de la cultura argentina y mundial visitaron este bar. Entre ellos, Borges, Alfonsina Storni, Carlos Gardel, Lisandro de la Torre, etc. Ingresar al bar es como ir a una obra de teatro, ya que puede haber una cola de espera de una cuadra. La gente quiere vivir la experiencia de tomar un café en este bar histórico, que está repleto de turistas, principalmente argentinos, como también de Brasil y Chile. 
 
El espacio interior se divide en cinco salas. La sala convencional, pensada para el servicio diario, la sala Alfonsina Storni (exclusiva para shows de tango). La sala que, antiguamente, era la Peluquería del bar. Otra sala, donde están las esculturas de Borges, Storni y Gardel, y el subsuelo. Me detuve en una de sus salas “Alfonsina Storni”; una sala íntima, para apenas cincuenta personas, cuya ornamentación se divide en tres filas de pequeñas mesas de madera redondas, y un escenario apenas elevado del piso. En esta sala pude sentir que había una energía especial.
 
Los baños tienen cierta particularidad. El baño de hombres está ubicado a unos diez metros del baño de mujeres, porque en aquella época había una segmentación muy fuerte entre los espacios de ambos géneros. A Silvina Ocampo se la consideraba una transgresora por sentarse en sectores pensados para hombres y, curiosamente, a ella la respetaban por su investidura literaria y su actitud de fortaleza. 
 
Dialogué con el encargado, y me contó una anécdota de Evita y el general Perón. “Uno de los mozos mas longevos  me contó que una vez atendió a tres militares que se sentaron en esta mesa y, a dos metros había tres actrices. Una de las actrices era quien, años más tarde, fue conocida como Evita; y uno de los tres militares, era Perón. Aquella tarde, no se conocían, pese a haber estado a un metro de distancia; luego, se transformaron en pareja presidencial. Resulta increíble pensar que aquella tarde cruzaron sus pasos la ex pareja presidencial más notable de la historia argentina, y ellos en ese momento no se conocían. Aquella es una pequeña curiosidad que recuerdo de los años que trabajé aquí”, comentó. 
 
Para finalizar, es válido agregar que Capital es la ciudad de la Argentina donde es inevitable retornar. El tango late, la calle Corrientes vibra con sus teatros, los cafés antiguos inspiran, y Colón, declarado el teatro con mejor acústica del mundo, transforman a la ciudad en una fuente inagotable de emoción y goce. 
 

 

Volver

Volver

El Tiempo

Altura de los Ríos

Horoscopo
Clasificados
Newsletter

Recibe nuestros newsleter